FUERA DE CONTROL – ¿por qué tu hijo a veces te vuelve loco?

¿A veces tu hijo está completamente fuera de control?

¿Por qué está pasando esto y qué puedes hacer al respecto?

 

Alfred Adler, un médico y psicoterapeuta austríaco concluyó que el comportamiento infantil/humano es muy preciso: todo lo que los niños hacen tiene un objetivo y el objetivo principal de un niño (incluso los más pequeños) es alcanzar lo siguiente:

  1. Importancia: tener significado, poder, tener influencia, ser importante para los demás, ser tratado respetuosamente
  2. Pertenecer: sentirse como una parte valiosa de la comunidad, pertenecer y sentirse amado, conocer su lugar en su familia o en la sociedad

Tan pronto como se satisfacen las necesidades físicas fundamentales del niño para su alimentación y refugio, comienzan a tratar de satisfacer estas dos necesidades emocionales esenciales: importancia y pertenencia.

¿Qué significa pertenencia e importancia desde la perspectiva de un niño?

Con respecto a la pertenencia, un niño necesita saber dónde se encuentra en la familia y cómo se relaciona emocionalmente con los otros miembros. Necesita una cantidad adecuada de atención positiva que los ayude a sentirse amados e incluidos.

Para tener una sensación de importancia, necesitan percibirse a sí mismos como capaces, haciendo una diferencia al aportar su parte útil para la familia. La responsabilidad y la capacidad de hacer las cosas de forma autónoma crean una sensación de empoderamiento. Todos los seres humanos anhelan poder personal: una sensación de libre voluntad o independencia. Cuanto más grande sea el niño, mayor será la independencia o el «poder» que pedirá.

Su hijo ni siquiera lo sabe, pero tiene la misión de obtener la pertenencia y el significado que necesita. Si estas dos necesidades básicas no se cumplen de manera positiva, recurrirán a conductas negativas para obtener lo que quieren. La mala conducta no es el problema real, es solo un síntoma de un problema más profundo. Si eliminamos las razones, el mal comportamiento a menudo desaparecerá o se reducirá y nuestros hijos obtendrán lo que necesitan de una manera positiva.

Entonces, si tu pequeño hace una rabieta, te sigue por todo el departamento y está muy pegado a ti, o arroja comida al suelo, en realidad quiere decir: «Quiero pertenecer y sentirme importante, pero no sé cómo lograr eso». Como no puede poner sus sentimientos en palabras, está recurriendo a llorar, gritar, lloriquear, etc. para llamar la atención de otra manera (negativa).

¡Pronto tu hijo aprende que esta estrategia está funcionando!

¿Cuánto tiempo aguantas mantener la calma, por ejemplo, si estás hablando con una amiga por teléfono y tu hijo se está aferrando a tu pierna y está decidiendo tener un gran colapso en este momento?

Te enojas y posiblemente regañas a tu hijo, pero interrumpirás tu llamada y prestarás plena atención a tu hijo – verdad?!  Su estrategia ha funcionado de nuevo, obtuvo atención. ¿Tu niño quiere chocolate mientras compras en el supermercado? Bueno, su objetivo se alcanza gritando en voz alta. Estás avergonzada, y para evitar tener más miradas de desprecio le compras el chocolate. Esta vez nuevamente ha funcionado y tu hijo sabe que puede controlarte.

Tu hijo no dirá «Mami, últimamente no tengo un fuerte sentimiento de compromiso por parte tuya y desearía que me prestaras más atención.» O como: «Parece que tienes un mayor interés en tu iPhone que en cuidarme.» Además, no comunicarán su necesidad de mayor independencia y poder de una manera civilizada – simplemente aun no tienes la capacidad de hacerlo.

Entonces, se usa una estrategia confiable: enloquecer a mamá hasta que simplemente tenga que prestarme atención o hacer lo que yo quiera.

Si la respuesta de mamá o papá fue positiva o negativa – da igual – se hizo cumplir la necesidad del niño de la atención o del poder. Tu hijo quería atención positiva; ¡pero la atención negativa es mejor que ninguna!

Entonces, ¿qué se puede hacer para darle a tu hijo lo que él o ella necesita, pero al mismo tiempo enseñarles que el mundo no siempre gira en torno a ellos?

.

Tiempo especial

Reserva para tu hijo una «hora especial» con mamá o papá. Si tienes varios hijos, ten para cada niño su propio «tiempo especial» y los otros niños no deberían estar cerca. Tendrán su turno más tarde.

Solo 10-15 minutos, una o dos veces al día. Incluso si pasas gran parte del día con tu hijo, ya que estás trabajando desde tu casa o estás de baja por maternidad, respeta este momento especial con tu hijo. Para los niños más grandes, puedes tener un horario programado, pero incluso para los más pequeños, debes hacer que sea obvio que ahora vosotros tienen sus tiempo especial juntos.

Durante este tiempo, el niño puede elegir lo que quiere hacer contigo. Ya se trate de leer un libro, jugar con Barbie o Lego’s, ir al parque a la vuelta de la esquina, etc. Yo no recomendaría ver la televisión en su tiempo juntos o solo muy raramente.

El propósito de este «momento especial» es que tu hijo sienta una conexión cercana y te estés uniendo para que no necesite buscar demasiada atención negativa. Incluso si tienes una vida diaria estresante y no tienes mucho tiempo, trata de reservar unos minutos cada día exclusivamente para tu hijo. Tal vez por la mañana, justo después de levantarse antes de que todos se preparen y coman el desayuno, después de recoger a tu hijo de la guardería/escuela o antes de acostarse e incluir su tiempo especial en la rutina de las buenas noches…?

.

No pongas atención al comportamiento negativo

No agregues combustible al fuego al participar en luchas de poder con tu hijo. Si se intenta poner a prueba su poder desafiándote,

a continuación, simplemente no te enganches.  ¿Tu hijo se rehúsa a cada almuerzo o tira el plato con la comida al suelo? Entonces tranquilamente quítale el plato y hazle entender que el almuerzo ha terminado. No regañes, no expliques por qué no hay más comida ahora, que tu hijo no te consiga enojar o frustrar. Mantén la calma, incluso si tu hijo haga una gran rabieta ahora. Como dije, no permitas que la situación se intensifique aún más al quedar atrapado en ella y nunca te dejes envolverte en una lucha de poder: ¡perderás!

No puedes obligar a ningún niño en este mundo a comer, dormir o escucharte. No puedes obligarlos. Si intentas forzarlo de todos modos, esta es la oportunidad para que tu hijo demuestre su poder sobre ti.

Piensa cómo se ve desde la perspectiva de un niño de 3 años que es capaz de hacer que un adulto se sienta enojado, frustrado y gritando en la mesa de la cocina tratando de convencer a su niño desesperadamente de comer su comida, pero todos sus intentos fracasan. Esto es divertido y le da una enorme dosis de poder a tu hijo.

Tu objetivo no es ganar, sino enseñarle a tu hijo a tomar buenas decisiones.

Ofreciendo opciones le das a tu hijo o hija algún poder sobre la situación. Por ejemplo: que puede comportarse y coma, o el plato se irá. Él o ella puede decidir ponerse la chaqueta y luego ir al parque o no ponserse la chaqueta y se queda en casa. Esto te quitará la presión y podrás ser la mamá equilibrada que siempre quisiste ser. Para ser honesto, ¿te gusta ser esta típica madre fastidiosa, irritada y gritando todo el tiempo?

.

No abrumes ni poco desafias a tu hijo

Rudolf Dreikurs dijo una vez: «Nunca hagas por tu hijo lo que él puede hacer por sí mismos»

El regalo más hermoso para tu hijo es darle la sensación de autorrealización, sentirse capaz, poder hacer algo y hacer una contribución importante. Muéstrale cómo atarse los zapatos, incluso si tienes prisa y prefieres hacerlo rápidamente tú mismo. Ayúdalo a hacer cosas que ya puede hacer. Enséñale cosas nuevas para que no se sienta impotente. Dale tareas y obligaciones que tiene que hacer en casa, apropiadas para su edad. Esto le enseña no solo que todos deben hacer su parte en la familia/comunidad y le ayuda a asumir responsabilidad, sino que su contribución es importante y apreciada. Piensa que tareas puede hacer tu hijo y tomate el tiempo para enseñarle.

Intenta darle a tu hijo cierta libertad de decisión. Esto les da la sensación de tener una voz y participar. Incluso si tienen que hacer algo, puedes fingir que también tienen algo que decir. Por ejemplo, ¿qué te gusta hacer primero: cepillarte los dientes o ponerte el pijama? Por supuesto, ella tiene que hacer ambas cosas, pero en lugar de enojarse con la madre que la obliga a hacer algo y le da instrucciones nuevamente, ahora se concentra en la decisión que puede tomar. ¡No es necesario que el te desafíe, ya que le diste «algo» de poder! Todo por supuesto con sentido común. No le puedes preguntar a un niño de 2 años qué quiere comer y esperar una respuesta saludable.

No abrumes a tu hijo con demasiadas decisiones ni con inapropiadas para su edad. Se trata más de darles la SENSACIÓN de decidir y tener cierto poder. Con la edad y la madurez, esto cambia naturalmente y le otorgarás a tu hijo más responsabilidad real. Verás, si le das a tu hijo más autorrealización y poder personal, las luchas de poder se reducirán al mínimo.

Si sigues estos consejos, pronto notarás cambios positivos en tu hijo.

Pero no te estreses y no esperes la perfección, ni de ti ni de tu hijo. ¡Intenta todos los días hacer lo que puedas y no olvides divertirte siendo mamá o papá! 

Leaver a comment

Este sitio web utiliza cookies. Lee por favor la política de privacidad

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close