Realmente existe la «regresión de sueño de los 4 meses»?

Realmente existe la «regresión de sueño de los 4 meses»?

 

Como consultora profesional del sueño, escucho el término «regresión» utilizado con respecto a casi todas las circunstancias imaginables. Esencialmente, si el bebé no duerme bien durante un par de noches, los padres comienzan a decir la palabra «R». 

Algunas personas se suscriben a la idea de que hay una regresión de ocho meses, una regresión de 9 meses, una regresión de 1 año, así como regresiones iniciales, regresiones de crecimiento acelerado, etc. 

Otros ven esto como un simple hipo causado por circunstancias atenuantes. Pero en la regresión de cuatro meses, todos están de acuerdo, y por una buena razón.

Es verdadera, y es permanente!

Entonces, para comprender lo que le está sucediendo a tu bebé durante esta etapa, primero debes saber algunas cosas sobre el sueño en general. Así que aquí está la parte donde se vuelve un poco científico …

 

Muchos de nosotros solo pensamos en dormir como una situación intermitente. Estás dormido o no. Pero el sueño en realidad tiene varias etapas diferentes, y constituyen el «ciclo de sueño», que atravesamos varias veces por la noche.

 

  • La etapa 1 es esa etapa inicial con la que todos estamos familiarizados, donde puedes sentirte a la deriva, pero realmente no sientes que te has quedado dormido. Cualquiera que haya visto a su pareja quedarse dormido frente al televisor, le dijo que se fuera a la cama y obtuvieron la respuesta  de «¡No estaba durmiendo!», reconocemos esa situación.

 

  • Etapa 2  se considera la primera etapa de «sueño verdadero». Aquí es donde las personas tienden a darse cuenta (una vez que se despiertan), que en realidad estaban durmiendo. Para cualquiera que tome una «siesta poderosa», es decir una siesta que te devuelva tus niveles de energía, es aconsejable no continuar a más porque caso contrario os despertaríais aturdidos.

 

  • La etapa 3 es profunda y regenerativa. También conocida como sueño de “onda lenta”, aquí es donde el cuerpo comienza a reparar y rejuvenecer el sistema inmunológico, los músculos, las reservas de energía y estimula el crecimiento y el desarrollo.

 

  • La etapa 4 es el sueño REM (movimiento ocular rápido). Aquí es donde el cerebro comienza a funcionar y consolida la información y los recuerdos del día anterior. También es el escenario donde soñamos la mayor parte del tiempo. Una vez que hemos pasado por todas las etapas, nos despertamos o nos acercamos a despertar, y luego comenzamos de nuevo hasta que suena la alarma.

 

 Entonces, ¿qué tiene esto que ver con la temida regresión de la que estábamos hablando originalmente? 

 

Bueno, los recién nacidos solo tienen 2 etapas de sueño; etapa 3 (sueño profundo) y REM, y pasan aproximadamente la mitad de su sueño en cada etapa.

Pero alrededor del tercer o cuarto mes, hay una reorganización del sueño, ya que adoptan el método de sueño de 4 etapas que continuarán siguiendo por el resto de sus vidas.

Cuando se produce este cambio, el bebé pasa del 50% de sueño REM al 25% para dejar espacio para esas dos primeras etapas. Entonces, aunque el sueño REM es ligero, no es tan ligero como estas 2 nuevas etapas a las que se están acostumbrando, y con más tiempo en un sueño más ligero, hay más posibilidades de que el bebé se despierte. Eso no quiere decir que queremos prevenir o evitar que el bebé se despierte. Despertar es absolutamente natural, y seguimos despertando tres, cuatro, cinco veces por noche hasta la edad adulta y aún más en la vejez. Sin embargo, como adultos, podemos identificar ciertas verdades reconfortantes que el bebé podría no conocer. 

Cuando nos despertamos en la noche, podemos reconocer que, «Hey, estoy aquí en mi cama, todavía es de noche, mi alarma no va a sonar por otras tres horas, y estoy razonablemente seguro que no hay monstruos acechando debajo de mi cama. Puedo volver a dormir ”Y lo hacemos». Por lo general, tan rápido que, a la mañana siguiente, ni siquiera recordamos el breve encuentro con la conciencia.

Un bebé de cuatro meses, por supuesto, carece de estas habilidades de pensamiento crítico. Para un bebé de cuatro meses que se durmió en el pecho de su madre, el razonamiento podría ir mucho más allá con la melodía de: “Está bien, lo último que recuerdo es que tenía una cara querida y familiar, estaba cenando y alguien cantaba una canción relajante sobre los osos de peluche. Ahora estoy solo en esta habitación oscura, no hay comida, y probablemente haya al menos tres, quizás cuatro monstruos atemorizantes abajo de mi cama.

Probablemente sea una exageración, pero quién sabe qué sucede en la mente de un bebé de cuatro meses? De todos modos, ahora que el bebé de repente se dio cuenta de que mamá no está cerca, y no están completamente seguros de dónde se fue, la respuesta natural es enloquecer un poco. Eso estimula la respuesta de lucha o huída y, lo siguiente que sabes, es que el bebé no volverá a dormir sintiéndose seguro de que todo está bien.

Y esa situación se repite varias veces por la noche – que cansador, tanto para tu bebé como para ti, no?!

El otro contribuyente importante a este fiasco de 4 meses, según veo, es que hasta este momento, los padres habían estado acostando a su bebé con un chupete, o meciéndolo, o amamantando, o alguna técnica similar que ayudó al bebé  a quedarse dormido en el camino.

Ahora que el bebé pasa más tiempo en un sueño ligero y, por lo tanto, tiene una mayor probabilidad de despertarse, esto de repente se convierte en un problema mucho mayor. Estos accesorios para el sueño o asociaciones para dormir pueden ser muy astutos, porque aunque pueden ser útiles para que su pequeño salga de ese escenario, la falta de ellos, cuando se despiertan significa que el bebé no puede volver a dormir sin algo de ayuda externa. 

Entonces nos encontramos con la lucha, el llanto y la adrenalina. Cuando esto comienza a suceder cada media hora, los padres pueden encontrarse en una situación de pesadilla.

La buena noticia para cualquiera que experimente la temida regresión del sueño de cuatro meses es que, de hecho, no es una regresión.

Una regresión se define como «reversión a un nivel mental o conductual anterior», y eso es realmente lo contrario de lo que está experimentando su bebé. Esto se llamaría mucho más acertadamente la «Progresión del sueño de cuatro meses» si quisiéramos ser literales. Es «una parte natural del crecimiento».

Se trata de tì, tu bebé, y de ayudarlos a lidiar con este nuevo patrón de sueño. 

 

Entonces, sobre la gran pregunta. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu pequeño a adaptarse?

  • En primer lugar, debes sacar toda esa luz de la habitación de tu bebé. No estoy bromeando. Puedes pensar que la habitación del bebé es lo suficientemente oscura, o que al bebé no le gusta la oscuridad, y que es reconfortante tener un poco de luz entrando por las ventanas o entrando por el pasillo. La habitación del bebé debe estar oscura. Me refiero a la mina de carbón en una noche oscura, sin luna . Pega bolsas de basura sobre las ventanas si es necesario, o cúbrelas con papel de aluminio. Los recién nacidos y los bebés no temen a la oscuridad. Sin embargo, responden a la luz. La luz les dice a sus cerebros que es hora de actividad y estado de alerta, y el cerebro segrega hormonas en consecuencia, por lo que queremos mantener ese vivero completamente negro durante las siestas y la hora de acostarse.

 

  • La otra némesis del sueño diurno (y de la noche para el caso, aunque no con tanta frecuencia) es el ruido. Ya sea que su UPS esté tocando el timbre ó el perro le advierta que las ardillas han regresado y seguramente atacarán la casa esta vez, o algo se cae al piso a tres habitaciones de distancia… dado que el bebé pasa más tiempo en un sueño ligero, los ruidos lo sobresaltarán fácilmente y lo despertarán, por lo que una máquina de ruido blanco es una gran adición a su cuarto de niños si tiene un bebé sensible al ruido. «Espera, no es eso un accesorio?», estarás preguntándote. Bueno, en cierto modo, lo es, pero no requiere ningún enrollamiento, reinicio, reinsertación o presencia de los padres. Simplemente está allí y puede estar encendido mientras el bebé duerma, por lo que no es un accesorio que debemos evitar.

 

  • Las rutinas a la hora de acostarse también son un componente esencial para que tu bebé duerma bien. Intenta mantener la rutina en unos 4 o 5 pasos y no la termines con alimentación. De lo contrario, corres el riesgo de que tu bebé se quede dormido con el pecho o el biberón, y eso creará la temida «asociación» de la que hablamos anteriormente. Así que trata de mantener el alimento cerca del comienzo de la rutina y planifica las canciones, las historias y los pijamas hacia el final. Todo el proceso debe durar entre 20 y 30 minutos, y el bebé debe ir a su cuna mientras aún esté despierto. Si notas que el bebé se pone inquieto antes de acostarse, probablemente hayas esperado demasiado. Los bebés de cuatro meses en realidad solo deberían pasar unas dos horas entre las siestas, y la hora de acostarse debe ser entre las 19:00 y las 19:30 de la noche.

 

  • Ahora, si el bebé se despierta, y lo más probable es que lo hagan, les darán de 5 a 10 minutos antes de que entren. Sé que esto puede ser difícil cuando están llorando, pero dále la oportunidad de descubrir el » proceso de volver a dormir» por sí mismo. Si  todavía te preocupa después de diez minutos, entra y ofrece alimentación (pecho, biberón), ¡pero recuerda! ¡No lo alimentes para dormir! Mantén al bebé despierto a través de esa alimentación, lo que sea necesario. Y no olvides hacer eructar a tu bebé. A menudo, los padres no hacen esto para no despertarlo. Créeme, no te saltes este paso, te arrepentirás más tarde cuando tu bebé se despierte de todos modos porque la leche está saliendo o le dieron gases.

 

 Ahora, habrá regresiones, regresiones reales, más adelante en la juventud de tu pequeño.

Viajar, enfermarse, caerse los dientes, todas estas cosas pueden hacer que tu pequeño tenga algunas malas noches seguidas.

Pero cuando se trata de la «progresión» de cuatro meses, me complace informar que esto es algo único. Una vez que haya terminado con esto, tu bebé se habrá mudado oficialmente al ciclo de sueño que esencialmente seguirá durante el resto de su vida. Cuatro gloriosas etapas repetidas varias veces por noche. 

Y al aprovechar esta oportunidad para enseñarles las habilidades que necesitan para unir esos ciclos de sueño, de forma independiente, sin accesorios, sin necesidad de amamantar, mecer o chupetes, les habrás dado un regalo que disfrutarán por el resto de sus jóvenes vidas. Por supuesto, algunos niños tomarán este proceso como peces en el agua, y otros serán un poco más resistentes. Si el tuyo cae en la  primera categoría, considérate afortunado, disfruta de tu éxito y regodéate en Facebook.

Para todos ustedes, estoy feliz de ayudar en todo lo que pueda. Simplemente visita mi sitio web o llámame y podemos trabajar en un programa más personalizado para tu pequeño.

 

Lo más común que escucho después de trabajar con clientes es: «¡No puedo creer que haya esperado tanto para obtener ayuda!»

Entonces, si estás considerando contratar a una consultora, ahora es absolutamente el momento.

Ofrezco una evaluación gratuita de 15 minutos para que pueda conocer los detalles sobre la situación de tu pequeño. 

¡Reserva una llamada ahora y podemos avanzar tan pronto como estés listo para que tu pequeño duerma toda la noche!

Email: info@thesleepingbabyproject.com

Dulces sueños

Jessica

Leaver a comment

Este sitio web utiliza cookies. Lee por favor la política de privacidad

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close